Como diseñar una cocina a base de módulos

Lo primero que hay que plantearse es cómo se va a utilizar la cocina. Es importante comprender que este espacio es el de mayor flujo de un casa, por ello más allá del estilo o el diseño requerido, hay que definir una cierta modulación que permita optimizar su rendimiento y minimizar los costos de fabricación.

En Innova hemos definido que la cocina posee 5 áreas fundamentales que se relacionan con el proceso de preparar una comida de la forma más eficiente posible:

Despensa: espacio de almacenaje de alimentos, conservas, refrigerador.

Almacenaje: artefactos, utensilios, herramientas de trabajo.

Fregadero: zona de limpieza.

Preparación: idealmente un mesón amplio de trabajo.

Cocción: cocina y horno.

Las zonas de fregadero, preparación y cocción generan un triángulo de trabajo aún más estrecho.

Modulación

La cocina está conformada de módulos que deben seguir una lógica de fabricación.

Lo que se dibuja en planta tiene que estar en relación directa con lo que se dibuja en elevación, y los artefactos que se incorporan en el proyecto deben coincidir con la modulación.

Un módulo consiste de los siguientes elementos:

Módulo Inferior: 1 fondo / 1 trasera / 2 costados / 1 repisa / 1 o 2 puertas / zócalo / barras de armar

Módulo Superior: 1 fondo / 1 trasera / 2 costados / 1 techo / 1 repisa / 1 o 2 puertas / barras de armar

Módulo Torre: 1 fondo / 1 trasera / 2 costados / 1 techo / serie de repisas y puertas / zócalo

Es importante contemplar que mientras más se repita la medida exacta del módulo, más fácil será la construcción e instalación del mueble. La estandarización de las medidas esta 100% relacionado con el costo que tendrá el proyecto final.

Dimensiones estándar

Las medidas están siempre relacionadas con los artefactos y, en algunos casos, con los herrajes disponibles en el mercado; medidas que ya fueron (bien) pensadas para calzar con los muebles de cocina.

Anchos

Los anchos estandarizados de un módulo son variables y dependerán del uso que tiene cada módulo. Por lo general se tiende a trabajar en medidas cerradas, 30cm, 45cm, 50cm, 60cm, 75cm, 80cm, 90cm, 100cm, todas las medidas se consideran de costado exterior a costado exterior del módulo.

Al pensar en los artefactos, los módulos generalmente son de 60cm y 90cm en el caso de hornos, microondas, encimeras y campanas. Un horno, por ejemplo, mide un poco menos de 60 cm y está pensado para caber perfectamente en un nicho de 60 cm, considerando los costados. En el caso de lavaplatos, estos dependerán de la perforación que se debe realizar en la cubierta y si son instalados sobre la cubierta o bajo esta. En el mercado existen modelos que varían desde 30cm hasta 90cm de ancho. Es importante que el nicho calce dentro del módulo y se le den unos cm de holgura. La sección del escurridor del agua, al estar sobre la cubierta, no afecta en si está apoyado sobre uno o más módulos.

El uso de los herrajes también tendrá incidencia en el ancho de un módulo. Los herrajes tipo bisagras se destinan principalmente para módulos con puertas, mientras que las correderas se aplican para módulos con cajones. Las bisagras no tienen mayor incidencia en el ancho del módulo. Por el contrario, en el caso de los cajones existen herrajes que definirán el ancho del cajón. Las correderas tradicionales se aplican en módulos de 40cm, 50cm o 60cm, mientras que correderas más avanzadas permiten llegar hasta anchos de 120cm. Es importante entender que las correderas más avanzadas, como las de cierre suave, tienen un costo mayor por lo que en caso de querer aplicarlas en un proyecto es recomendado aprovechar el máximo largo posible. Existen otros tipos de accesorios que permiten darle mayor prestancia a una cocina como es el caso de los especieros (15cm a 20cm), verduleros (40cm a 60cm), secaplatos (modulo superior de 40cm a 85cm) y otros.

Profundidades

Los módulos bases tienen una profundidad estándar de 60cm. esta medida considera que los costados tienen un ancho de 58cm a lo cual se suma la puerta con un espesor de 1,8cm. La cubierta debe siempre sobrepasar la medida de la profundidad del módulo de modo que si se derrama algún líquido en la cubierta, el líquido no goteara directamente sobre la madera. La profundidad del módulo puede disminuir para espacios que no tienen considerado artefactos. Sin embargo, no recomendamos disminuir la profundidad ya que generalmente se aplica para aquellas soluciones de cocina que no fueron pensadas desde un inicio.

En el caso de módulos superiores se tiende a trabajar con dos medidas: 30cm o 35cm. Ambas servirán para los distintos propósitos a los cuales están siendo destinados. Es importante consideran, en caso de utilizar un módulo superior para el microondas, que el fondo de esta debe ser mínimo 35cm de modo que este tenga algo de holgura. En el caso de utilizar un módulo con una profundidad de 30cm para microondas, su fondo se deberá extender mínimo unos 5cm.

Para el caso de las torres se recomienda trabajar con la misma profundidad de las bases, idealmente 60cm. En el caso de considerar un horno en la torre, esta debe tener 60cm exactos de profundidad. Es importante entender que el calor del horno se debe liberar generando una abertura de 10cm en la trasera hasta el techo de esta. Actualmente existen hornos que no requieren esta abertura por lo que siempre es importante revisar las especificaciones de cada artefacto antes de considerar el diseño del módulo.

Alturas

Para los módulos base, la altura generalmente es de 90cm desde el piso hasta la cubierta. Los módulos deben estar siempre separados del piso por temas de humedad, en una medida que se mueve entre los 10cm hasta los 15cm. Además, existen en el mercado una serie de patas regulables que permiten ajustar los pisos que no están 100% nivelados. Estos finalmente pueden ser cerrados con un zócalo que tiende a ser una pieza de aglomerado o terciado revestido con una formalita. El zócalo debe ir retranqueado mínimo 7,5cm del borde de las puertas. Existe la opción de dejar las patas a la vista aunque no lo recomendamos ya que tiende a ser un espacio donde se acumula polvo.

En el caso de los módulos superiores, estos van anclados a muro y se deben ubicar a una altura de 1.40 – 1.50 metros desde el piso. Esta medida está 100% relacionada a la profundidad del módulo base. Mientras menor sea la profundidad de la base, se recomienda que la altura de los superiores sea mayor. De este modo permitimos que exista un espacio de trabajo donde el módulo superior no sea un obstáculo. Es importante considerar las recomendaciones de la campana que uno vaya a aplicar en el proyecto ya que cada campana tiene especificado un volumen de extracción de aire que es óptimo dependiendo de la distancia que tiene desde la encimera.

Módulos o Piezas de Ajuste

Cuando se tiene un mueble de cocina que debe ajustarse entre dos muros, se tiene que dejar necesariamente un espacio de holgura. Esto se debe a que la construcción nunca refleja los mismos valores que un plano. Estos espacios libres se deben resolver mediante piezas de ajustes que varían entre 5cm a 10cm.

La aplicación de este tipo de “suples” se puede evitar dependiendo de cómo se ha planteado el diseño de la cocina desde un principio. Por ejemplo, cuando diseñamos una cocina, la ubicación del refrigerador o un comedor de diario nos pueden ayudar a evitar estas piezas de ajuste, siendo el espacio destinado para el refrigerador o mesa el que asuma esos 5cm o 10cm de diferencia. En este sentido en vez de destinar 70cm cerrados para un refrigerador, dejamos 75cm.